martes, junio 14, 2011

Midnight in Paris (2011)

Lo peor de Woody Allen es tener que enfrentarse a su poderosa sombra. Su pasado le pesa como una losa a cada nueva película que hace y provoca reacciones diversas entre el público. Está aquel público entregado e incondicional que se rinde antes de aparecer los títulos de crédito y alucina con cualquier cosa que venga de Allen y está aquel otro nostálgico de su cine de los 70 y 80, donde rindió a altísimo nivel.

Aquí firma una nueva comedia ligera protagonizada por Gil (Owen Wilson), el nuevo alter ego de Allen, metido a escritor después de su exitosa carrera como guionista de cine. Gil pasa unos días junto a sus suegros que están en viaje de negocios y a su prometida Inez (Rachel McAdams), y verá como su realidad se ve truncada por un inesperado suceso. Mientras Inez se ve distraida por la presencia de Paul (Michael Sheen) su antiguo y pedante profesor de universidad, Gil se verá misteriosamente transportado al París de los años 20, donde conocerá a un sinfín de famosos del momento, desde Scott Fitgerald a Ernest Hemingway, Dalí, Picasso y muchos otros. Allí se enamorará de Adriana, interpretado por la infalible Marion Cottillard.

Película con el indiscutible sello de Woody Allen pero floja en conjunto, con algunos diálogos graciosos, pero siempre impregnado de ese elitismo intelectualoide que resulta irritante en ocasiones. Prueba de ello es la fugaz aparición de Carla Bruni, cuyo papel no sirve para nada, únicamente para hacer taquilla al ponerla destacada en los títulos de crédito. En fin, otro divertimento más muy por debajo de lo que se espera de un genio. Desde "Match Point" no levanta cabeza el viejo Woody.